Las novedades tecnológicas del Mobile World Congress y 4YFN: tendencias y reflexiones

This post is also available in: Català (Catalán)

Alex Net, comparte las ideas clave del evento Mobile Talks organizado por Mobile World Capital Barcelona y Barcelona Tech City

El pasado 16 de marzo asistí al evento Mobile Talks, organizado por Mobile World Capital Barcelona y Barcelona Tech City, en el que se analizaron las tendencias tecnológicas del Mobile World Congress y 4 Years From Now (4YFN), y que contó con los siguientes ponentes: 

@AleixValls, CEO de Mobile World Capital Barcelona
@GenisRoca, presidente de RocaSalvatella
Fabian Simmer, digital officer de Seat
José María Boixeda, director de estrategia, tecnología e innovación del Grupo Gas Natural Fenosa
@SergioCortes, fundador y emprendedor en serie de Cink

Tomé nota de las principales ideas que compartieron los ponentes en general, no es un reumen exhaustivo, ni fiel a los turnos de palabra, es lo que yo me llevé de la charla. Fue muy interesante conocer de primera mano la valoración del Mobile World Congress, y profundizar en tecnologías y tendencias, más allá de los grandes titulares. Estas son las principales reflexiones:

Cuidado con NFC y Beacons
En los últimos congresos se habló mucho de la tecnología NFC y los Beacons. En la presente edición parecen haber desaparecido del mapa. Si estás pensando utilizarlas, deberías evaluar su conveniencia.

La fatiga de la App Economy
Los modelos de negocio de startups que se basan en monetizar una app parecen alcanzar un cierto agotamiento. Existe una enorme competencia para hacer llegar a tu público objetivo una app desde los markets, y también hay infoxicación, un exceso de soluciones que se repiten.

Una cosa es la App Economy y otra distinta que las empresas establecidas saquen provecho de las apps para ofrecer servicios a sus clientes, con quienes ya tienen canales establecidos. La combinación de app e inteligencia artificial (para conocer mejor al usuario y aprender) está ligado al mundo de la multicanalidad, cada vez más complejo y muy nuevo para todos.

La fatiga de la interfaz gráfica
El sistema de interacción basado en una interfaz gráfica empieza a quedar obsoleto. A pesar de los avances en usabilidad y experiencia de usuario, el público está cansado de la rigidez de la interfaz gráfica como sistema de comunicación con las máquinas. No quiere pasar por la concepción mental del diseñador para entenderse con los dispositivos.

La inteligencia artificial como interfaz, gracias a la combinación del reconocimiento natural del lenguaje y el massive learning, se abre camino y empieza a romper las normas encorsetadas de los diseñadores. Esta tendencia supone un nuevo universo para las empresas que trabajamos en mejorar todos los puntos de contacto con nuestros clientes.

Alexa de Amazon es un ejemplo claro de esta tendencia, o una inteligencia artificial, similar a Siri (Apple) o Cortana (Microsoft), que interactúa con el usuario y es capaz de sincronizarse con el smartphone para llamar, poner música o incluso pedir un taxi.

¿Quien paga el 5G?
El pay-back de pasar del 4G al 5G se presenta complicado. No hay duda de que el 5G es mucho más rápido y eficaz en la transmisión de los datos, pero el modelo de negocio que permita a los operadores desplegarlo para sustituir el 4G no está claro. Los números no salen y al final “se les queda la cara de tontos” porque las grandes plataformas como Facebook y Google edifican enormes negocios utilizando la infraestructura que despliegan las telecos.

La gran pregunta es si los operadores podrán monetizar los datos que corren por sus infraestructuras, pero esto choca con los principios de la Net Neutrality. La paradoja es que muchos sectores consideran el despliegue del 5G como clave en su negocio, por ejemplo automóvil y energía. Quizás la inversión en 5G deberá ser mutualizada.

Los móviles se hacen tan grandes que al final se llaman coches
En la última edición del Congress, el coche autónomo electrificado tuvo un papel muy importante. En Estados Unidos se dice que la feria más importante del coche ya no es Detroit, sino el CES de Las Vegas, que no es un salón del automóvil sino un congreso tecnológico que dedica un pabellón al coche. El sector ya percibe que todas los novedades se presentan en el CES.

En los próximos 5 o 7 años van a pasar muchas más cosas que en los últimos 30. El 5G es fundamental para la evolución del sector por dos motivos: la conducción autónoma necesita conectar muchos dispositivos a la red, y la red debe dar respuesta inmediata. El 5G es mucho más rápido y con una latencia 5 veces menor. Las redes 4G responden por debajo de 1 segundo pero las 5G lo hacen en milisegundos, y esto para evitar un accidente es fundamental. Por otra parte se calcula que un coche autónomo transmite la brutalidad diaria de 40.000 Gb.

Los avances en la inteligencia artificial también son fundamentales en la industria del automóvil, ya que el coche autónomo debe procesar información, aprender de ella y tomar decisiones.

Nokia y su rollo retro
Es curioso que una de las grandes bombas informativas del Congress sea el teléfono retro de Nokia. Puede ser una solución muy buena para el fin de semana, cuando quieres estar localizado pero no hiperconectado. La hiperconexión se ha vuelto obligatoria en el mercado profesional. El que puede eludirla es un outsider o un “VIP digital”.

Una IoT atomizada
La internet de las cosas sigue siendo la gran promesa pero falta por ver quién consigue el primer euro. Hay muchas empresas que monitorizan y trabajan en la predictibilidad pero las fuentes de valor no están claras aún. El IoT está en un momento muy cerrado y atomizado. Hace falta crear proyectos más extensos, abiertos y valiosos.

¿La Internet of the Stupid Things?
La internet de las cosas es fundamental, pero ¿no nos estaremos pasando conectando cosas sin utilidad? ¿tiene sentido montar dispositivos para saber cuántos huevos tenemos en la nevera?

Realidad aumentada vs realidad virtual
Desde la conferencia de Mark Zuckerberg del año pasado se habla mucho de ambas. La realidad aumentada tiene un claro desarrollo en el entorno empresarial mientras la realidad virtual parece tener un desarrollo más concreto y ensilado.

Deambular o planificar el Congress
Existen dos tipos de visitantes del Mobile:

El local ha conseguido una entrada y se pasea. Su tarea es saludar, ver, y sobre todo ser visto. Porque ser visto en el Mobile significa estar donde se debe estar.

El extranjero se gasta 2.000 euros en entrar. Si sumamos dietas y hotel se gasta entre 5 y 7.000 €, y debe amortizar ese gasto. Antes de llegar a Barcelona ha estudiado por internet los expositores y se ha hecho una agenda marcada en base a 3 o 4 tecnologías que piensa que pueden ser claves y disruptivas en su mercado. Los objetivos de visitas, con quién quiere hablar y de qué, están planificados.

Parece obvio qué ejemplo deberíamos seguir.

El éxito del 4 Years From Now
El 4YFN es la gran aportación barcelonesa al Mobile. Toda la prensa mundial reconoce su relevancia, de la misma manera que reconoce un cierto agotamiento de la aproximación al producto del Congress. El Mobile vino de fuera, el 4YFN lo acuñamos aquí.

Este ha sido el Mobile menos mobile. De hecho, solo ha habido un móvil, el de Nokia. El producto del Congress se ha vuelto previsible, pero las ideas del 4YFN no.

La ciudad también está más cómoda en el 4YFN porque ves a gente que utilizando la tecnología e identificando necesidades concretas intentan monetizar una oportunidad. La gente defiende ideas y no productos.

No todo es hackeable
En este Mobile no ha habido huelgas y esto es muy importante, porque hemos evitado el cabreo de la gente que nos brinda una muy buena oportunidad de centralidad mediática y de negocio, y quizás porque todos hemos entendido que no todo es hackeable.

El papel de las mujeres sigue siendo bajo tirando a residual. La única pauta positiva es que cada vez se visibiliza más la anomalía pero el problema persiste y la prueba es que en el resumen del Mobile no hay ninguna mujer en la tarima de oradores.

Los niños y el Congress
Otra gran iniciativa del Mobile y de la ciudad es el YoMo. 12.000 niños de nuestras escuelas fueron a su Mobile y estuvieron en contacto con la tecnología más puntera del mundo. Si esto se consolida, nuestras generaciones jóvenes van a tener una mayor comprensión del mundo, mejor que la de los jóvenes de París o Londres.

¿Debemos parar o debemos seguir?
Barcelona ha demostrado que puede ampliar los espacios del Mobile, pero quizás se debería dar más contexto al evento planeando un espacio social y cultural paralelo. Debemos entender que la disrupción no solo afecta al mundo de los negocios sino a nuestra esfera de significado y de relación. Si no entendemos este aspecto, siempre estaremos en un discurso vacío, parcial y sesgado.

Alex Net es director general adjunto de Microblau Colt